Equinoccios & Solticios

Equinoccios & Solticios

3

RE UB’E Q’IJ SU CAMINO DEL SOL

Solsticio de verano

Equinoccio de otoño

Solsticio de invierno

Equinoccio de Primavera

Los mayas siempre han sabido leer los secretos del cosmos mediante la observación de los astros. A lo largo del territorio maya que abarca 325.000 km² los observatorios astronómicos son comunes en todas las ciudades mayas.

Desde hace 5.000 años los mayas descubrieron que la tierra era redonda y que giraba alrededor del sol, en este camino infinito observaron que la cantidad de luz solar sobre la tierra tenía cuatro variaciones a lo largo del año e identificaron las fechas exactas en que sucedían estos fenómenos. En el observatorio de Waxaqtun, al norte de Tikal (Guatemala), se marcan los inicios de cada una de las fases.

1. La primera fase se denomina Nim Upam Re Q’ij, que en español significa “el estómago del sol está grande”, puesto que del 21 de junio al 21 de septiembre hay más horas con luz solar y es cuando el día es más largo. En la astronomía occidental se conoce como Solsticio de verano.

En el Hemisferio Norte es llamado de “Solsticio de Verano” y se corresponde el día más largo del año, marcando paso de la Primavera al Verano (al mediodía el sol alcanza el punto más alto de todo el año). A partir de esta fecha los días comienzan a acortarse.

En el Hemisferio Sur es llamado de “Solsticio de Invierno” y se corresponde el día más corto del año, marcando el paso del Otoño al Invierno (al mediodía el sol alcanza el punto más bajo de todo el año). A partir de esta fecha los días comienzan a alargarse.

Los Solsticios son aquellos momentos del año en los que el Sol alcanza su máxima declinación norte y máxima declinación sur con respecto al ecuador terrestre. Ocurre dos veces al año: en Junio y Diciembre.

2. La segunda se llama Sukul Upam Re Q’ij, que traduce “el estómago del sol está a la mitad”, pues a partir del 22 de septiembre al 20 de diciembre, hay igual cantidad de horas con luz solar y sin luz solar. En la astronomía occidental se conoce como Equinoccio de otoño.

En el Hemisferio Norte es llamado “Equinoccio de Otoño” y marca el paso del verano al otoño.

En el Hemisferio Sur es llamado “Equinoccio de Primavera” y marca el paso del invierno a la primavera.

El Equinoccio es el momento del año en que el día tiene la misma duración que la noche en todos los lugares de la Tierra. Este instante ocurre dos veces al año: en Marzo y Septiembre. De este modo el eje de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol.

3. La tercera Nuch Upam Re Q’ij, que quiere decir “el estómago del sol está chiquito”, pues del 21 de diciembre al 20 de marzo, hay muy pocas horas de luz solar, es decir, el día es más corto y oscurece temprano. En la astronomía occidental se conoce como Solsticio de invierno.

En el Hemisferio Norte es llamado de “Solsticio de Invierno” y es el día más corto del año, marcando el paso del Otoño al Invierno (al mediodía el sol alcanza el punto más bajo de todo el año). A partir de esta fecha los días comienzan a alargarse.

En el Hemisferio Sur es llamado de “Solsticio de Verano” y es el día más largo del año, marcando paso de la Primavera al Verano (al mediodía el sol alcanza el punto más alto de todo el año). A partir de esta fecha los días comienzan a acortarse.

Los Solsticios son aquellos momentos del año en los que el Sol alcanza su máxima declinación norte y máxima declinación sur con respecto al ecuador terrestre. Ocurre dos veces al año: en Junio y Diciembre.

4. La cuarta se denomina Sukul Upam Re Q’ij, que corresponde a “el estómago del sol está a la mitad”, ya que del 20 de marzo al 20 de junio, hay igual cantidad de horas con luz solar y sin luz solar. En la astronomía occidental se conoce como Equinoccio de Primavera.

En el Hemisferio Norte es llamado “Equinoccio de Primavera” y marca el paso del Invierno a la Primavera.

En el Hemisferio Sur es llamado “Equinoccio de Otoño” y marca el paso del verano al otoño.

El Equinoccio es el momento del año en que el día tiene la misma duración que la noche en todos los lugares de la Tierra. Este instante ocurre dos veces al año: en Marzo y Septiembre. De este modo el eje de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol.

Los mayas llevaban todo ese conocimiento sobre los ciclos de la naturaleza a la vida diaria, pues orientaban sus actividades agrícolas al ritmo del sol. Por ejemplo cuando llega el Nim Upan Re Q’ij, se siembran en la montaña árboles y como hay mucha luz solar crecen rápido, se ponen fuertes y se asegura la vida del mismo.

En la época de Nuch Upam Re Q’ij, cuando oscurece más temprano, los abuelos alrededor de las fogatas acostumbran contar largas historias de los antepasados, las cuales están cargadas de enseñanzas de valores para la vida y el trabajo.

En las épocas de Sukul Upam Re Q’ij, ancianos, adultos y niños suelen elaborar artesanía en los grandes patios familiares.

En la víspera del inicio de cada fecha los mayas hacen limpieza total de la casa para vibrar con la nueva energía solar, se dan vuelta a los colchones y se colocan cobijas limpias. Se comparte con toda la familia en una comida especial y se conversa sobre el camino del sol.

Dicen los Nima Ajq’ijab’, “Grandes Abuelos”, que el NIM UPAM RI Q’IJ (Solsticio de Verano), es muy importante para humanidad, debido a que se presentan cambios fuertes de energía, tanto a nivel personal como a nivel comunitario y nos recomiendan agradecer y realizar ofrenda o pagamento en este día a NIM UPAM RI Q’IJ, a nuestro Tat Q’ij “Padre Sol”

Visita: http://www.sabiduriamaya.com

imash6